viernes, 2 de julio de 2010

NUEVO AVANCE HACIA EL FASCISMO GLOBAL

Todo parece indicar que un nuevo episodio de la cruzada estadounidense para conseguir su paz mundial está a punto de suceder. Desde que se supo que en la reunión del club Bilderberg celebrada a principios de junio en Sitges (España) se decidió que el ataque contra Irán debía ser llevado a cabo, los movimientos norteamericanos e israelíes no se han hecho esperar.

De nuevo se repite la estrategia utilizada con Irak. Primero, las voces oficiales del fascismo americano lanzan sus acusaciones (infundadas por supuesto) sobre la posesión de armas de destrucción masiva (en este caso hablamos de armamento nuclear). A continuación los siervos del imperio sentados en sus butacas de la ONU aprueban una tras otra resoluciones sancionando a Irán a sabiendas de que con eso no van a ningún lado (pero hay que guardar las apariencias claro), esta vez ni China ni Rusia se han molestado en escenificar su papel de “potencias contrarias”. Obviamente estas sanciones serán incumplidas por Teherán porque cualquiera en su sano juicio lo haría, y por arte de magia ya tenemos la excusa para atacar.

No creáis que todo esto son delirios infundados. Ahí van unas cuantas declaraciones recogidas en la siguiente web http://www.counterpunch.org por Conn Hallinan:

21-06-10 Shabtai Shavit, exjefe del Mosad israelí: Israel debe lanzar un ataque preventivo contra Irán porque ya existe una guerra continua, ya que la amenaza es permanente y la intención del enemigo aniquilarte. La doctrina correcta es la prevención, no las represalias.
22-06-10 Uzi Arad, consejero nacional de seguridad del primer ministro de Israel. Dijo sobre su creencia de que la comunidad internacional (supongo que se refiere a sus secuaces norteamericanos) no vería mal un ataque sobre Irán: “no veo a nadie que cuestione la legalidad o legitimidad de esto”.
26-06-10 Silvio Berlusconi, bufón profesional y primer ministro italiano: “Irán no garantiza una producción pacífica de energía nuclear, los miembros del G-8 están preocupados y creen que es absolutamente probable que Israel reaccione de manera preventiva”.
27-06-10 Leon Panetta, director de la CIA. Dijo que EEUU está compartiendo inteligencia con Israel y que estos están dispuestos a “darnos el espacio para tratar de cambiar Irán diplomática, cultural y políticamente”.

A parte de estas y más declaraciones lo que es innegable son los hechos que ya están sucediendo y que aparecen publicados en periódicos controlados por la élite norteamericana. A saber:

· Una flota de nueve embarcaciones de guerra norteamericanas, entre ellos, el USS Harry S. Truman y el USS Dwight D. Eisenhower han atravesado el canal de Suez. La propia marina estadounidense lo ha confirmado (no se cortan ni un pelo en disimular).
· Israel ha lanzado un satélite espía de última generación (tecnología yanqui) capaz de interferir todo tipo de comunicaciones.
· También se ha sabido que dos submarinos nucleares se apostaron frente a las aguas territoriales de Irán tras la masacre israelí a la “flotilla de la libertad”.
· Se ha hecho público que el gobierno saudita ha abierto su espacio aéreo para sus socios americanos e israelitas.
· Tropas de ambos países han sido desplazadas a las bases norteamericanas en Azerbaiyán, país fronterizo al norte de Irán

Ante este despliegue el gobierno iraní ha declarado el estado de guerra en el país y ha desplegado su ejercito por todo el norte de su territorio. Lamentablemente para ellos, es más que probable que, si el ataque se produce nada de lo que puedan hacer les servirá para no ser masacrados.

Así pues, tenemos a dos de los países con un mayor número de crímenes contra la humanidad por metro cuadrado erigidos como portadores de la sagrada verdad y dispuestos a sacrificarse por el bien de la humanidad. Claro que otra explicación más plausible sería que Israel lo que quiere es mantener su hegemonía regional y seguir avanzando en la expansión de su imperio y los Estados Unidos ven una nueva oportunidad de apoderarse con grandes reservas de petróleo y gas, a la par que arrasar el último bastión de la oposición en Oriente Medio.