jueves, 28 de abril de 2011

LOS MÉTODOS DE REPSOL EN EL AMAZONAS

Muchas veces hablamos de las grandes corporaciones que hacen y deshacen a su antojo cuanto sucede en el mundo y nos parece que hablamos de entidades lejanas que nada tienen que ver con nosotros, que eso es cosa de norteamericanos y unos pocos más. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.
En nuestro país existen varias de esas megacorporaciones (más de las que pudiéramos imaginar) que actúan y se comportan exactamente igual que el resto pero parece que, al ser españolas, no estamos tan dispuestos a hablar sobre ellas y sus manejos.

Hoy queremos hablar de una de esas transnacionales patrias: Repsol. El motivo: la reciente aparición de un informe presentando por la organización Survival sobre la labor de Repsol en la Amazonía peruana.
Este informe relata la política que está llevando a cabo en la concesión del Lote 39 situado al norte del Perú y colindando con Ecuador en plena selva amazónica. Repsol tiene la concesión de los derechos de explotación desde el año 2001, como resultado de años de políticas ultracapitalistas de los sucesivos gobiernos peruanos que decidieron regalar su riqueza natural a las grandes corporaciones, condenando a la mayoría de su pueblo a la pobreza y a la necesidad de emigrar en busca de una mejor vida.
La cuestión es que Repsol pretende extraer petróleo (cuántas barbaridades se cometen en nombre del petróleo) de dicha zona selvática sin tener en cuenta el derecho de nadie.

Antes de centrarnos en el informe, es imprescindible recordar el enorme daño ecológico que una empresa de estas características tiene en la Amazonía (cada día más diezmada y castigada por la voracidad insaciable del hombre) puesto que se tiene que deforestar una gran zona, excavar y remover ingentes cantidades de tierra, construir carreteras e infraestructuras, además del consabido oleoducto para transportar el crudo.
Sólo estas cuestiones son motivo de denuncia y suficiente razón para paralizar todo el proyecto pero, además, en este caso la gran cuestión nos la desvela el informe citado anteriormente.
Resulta que en el Lote 39 y en toda esa zona del Amazonas habitan algunas de las tribus de indígenas no contactados que todavía (¡afortunadamente!) habitan este mundo tan uniforme y deshumanizado.
Numerosos antropólogos y diferentes organizaciones (entre las que podemos hablar de ORPIO, AIDESEP e INDEPA a nivel nacional y The Field Museum o Amazon Watch a nivel internacional) han aportado pruebas y declaraciones juradas acerca de la existencia de estos pueblos que viven en voluntario aislamiento. El propio gobierno del vecino Ecuador reconoce la existencia de estos pueblos y en 2007 lanzó una iniciativa para la protección de los indígenas conocida como Iniciativa Yasuní-ITT.

Obviamente nada de esto ha detenido a Repsol hasta ahora, a pesar de que la propia compañía reconoció la existencia de estos pueblos en 2003 en una reunión celebrada en un pueblo de la región con los habitantes de la zona (oficialmente lo niegan).

No hace falta ser científico para saber el impacto que tendrá, sobre estos pueblos, el contacto con los trabajadores de la compañía petrolera. Todos recordamos las historias de los conquistadores españoles transmitiendo todo tipo de enfermedades que para la población indígena son mortales de necesidad puesto que su organismo jamás ha estado expuesto a ellas. A pesar de la mortandad que supondrá el seguir adelante con este plan de explotación (por no hablar del irreparable daño que se está infringiendo a una de las zonas más ricas en biodiversidad del planeta), Repsol no se va a detener como ya ha dejado claro en anteriores ocasiones.

Por si todo esto fuera poco, el informe resalta algunas de las violaciones a los convenios y tratados internacionales que el gobierno peruano ratificó en su día:

- Violación de los derechos de los pueblos indígenas no contactados recogidos en el derecho internacional. Derechos que se describen en el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) donde se afirma la obligatoriedad de la consulta a los pueblos indígenas en relación con las medidas que les afecten.

- Violación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

En respuesta a todas estas violaciones de acuerdos internacionales y al movimiento de protesta generado por todo el mundo, Repsol no sólo está dispuesto a continuar con su operación, sino que ya ha planificado la apertura de 454 kilómetros de líneas sísmicas (son, por así decirlo, los caminos que se abren para identificar los yacimientos de crudo) y a construir 150 helipuertos dentro de la zona de explotación.

A pesar de todo esto, como viene siendo habitual en estas grandes corporaciones, Repsol presume de ser una empresa con un modelo de responsabilidad social (dudo que sepan lo que significa esta expresión) que ellos mismos califican de ejemplar. Si lo supieran, detendrían inmediatamente este proyecto y muchos otros de similares características que tienen distribuidos por todo el mundo, especialmente en América Latina. En este caso, el trabajo de la compañía amenaza con aniquilar por completo a los pueblos indígenas no contactados, puesto que dependen totalmente de la selva para alimentarse, cobijarse y desarrollar su cultura.

Claro está que, para que estos crímenes contra el planeta y sus habitantes dejen de perpetrarse, deberíamos vivir en un mundo en que el bienestar de los seres vivos (los humanos y todos los demás) fuera el valor más sagrado. Como todos sabemos, ese no es nuestro mundo en el que los valores más sagrados son el poder y la riqueza.

Para los que queráis conocer más sobre las andanzas de esta compañía socialmente responsable y modelo de sostenibilidad medioambiental os dejo dos enlaces de especial interés.






15 comentarios:

Temujin dijo...

Vivimos en el mundo del pensamiento único, una moda y todos iguales, dos partidos políticos alternándose, un único modelo social y económico, un miedo atroz a otros pensamientos. La diversidad no gusta a quien vive de la mediocridad, a quien solo ve clientes y los clasifica, a quien el motor que le impulsa es la avaricia. Los malos no son ellos, los malos somos nosotros y nuestros gobiernos que lo permitimos...
Un saludo.

Raúl dijo...

Hola Temujin, cierto que la diversidad asusta a aquellos que ven el mundo en blanco y negro.
Sobre eso de diferenciar entre ellos y nosotros y nuestro gobierno no sé que decirte, yo cada vez veo menos diferencia entre ellos y nuestros gobiernos. A mí me parece que son la misma cosa.
Un saludo y gracias por pasarte a dejar tu opinión.

Higo Chumbo (núcleo anticapitalista) dijo...

Verdad verdadera del mundo capitalista explotador.
Los problemas que crean esos tipos de especulaciones medio ambientales a daño del territorio y de la población nativa, están muy bien tratadas en el libro Migraciones Ambientales de Jesús M. Castillo, (editorial Virus).
Leerlo, para alucinar.......

Raúl dijo...

Hola Higo Chumbo, gracias por la recomendación, intentaré localizarlo pero sin haberlo leído ya sé que lo que cuenta debe ser tremendo.
Un saludo y gracias por la visita.

Dizdira Zalakain dijo...

Lo más desconcertante (moralmente hablando) es que la estructura que genera el capitalismo hace que todos, incluídos los que lo denunciamos, colaboremos con estos criminales. Ellos asesinan a pueblos enteros para vendernos petróleo, porque saben que nosotros se lo vamos a comprar.
Lo más terrible es que de nada valdría que unos cuantos nos convirtamos en amish y renunciemos a consumir productos manchados de sangre. Ni siquiera valdría con que esto lo hiciéramos todos. Pues el capitalismo está dispuesto a convertir en plusvalía hasta lo que requiere el m´s severo de los ascetas: un mendrugo de pan, agua, aire. De hecho, el trigo y el agua ya están siendo objeto de especulación.

Raúl dijo...

Hola Dizdira, sé que en la actualidad es imposible no colaborar con la estructura criminal del capitalismo, la esperanza es que por lo menos cada día tengamos más claro que la vida que llevamos es a costa del sufrimiento y la muerte de muchos seres humanos.
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Raúl me ha intersado muchísimo tu entrad de hoy que pone en evidencia la rapiña indecente de nuestras empresas. Sabía algo de lo que Repsol hace por aquellas tierras porque el verano pasado estuve casi tres semanas en Ecuador y algo me contaron.
No todo lo que tu aquí nos cuentas. Después iré a todos los enlaces que nos aconsejas.
La pena es que estas barbaridades no trascienden porque lo ideal sería hacer una cibercampaña contra Repsol para que la gente dejara de usar su gasolina, pongo por caso... Pero es una acción liliputiense al lado de su poder. Ahora bien, al menos mucha gente se enteraría de este acto criminal.
En fin, me hierve la sangre
Un beso

Raúl dijo...

Hola Ciber, la intención es esa: que la gente sepa lo que cuesta vivir como vivimos. Lamentablemente, a día de hoy es muy difícil boicotear a una petrolero puesto que vivimos en un mundo altamente basado en una tecnología dependiente del petróleo.
Además todas las petroleras tienen métodos similares, aquí hablo de Repsol por ser española pero cualquiera de las demás comete atrocidades allá donde van.
Gracias por la visita y la aportación.
Un saludo.

Wundemar dijo...

Lo que mucha gente desconoce es que, desde el punto de vista accionarial, Repsol-YPF es más argentina que española.

En América Latina, esta odiosa transnacional energética de rostro amable y aviesas intenciones siempre está al loro de los procesos políticos que se dan en la región, especialmente en las naciones del Sur.

Donde se dice que ha hecho más daño es en Colombia. De hecho allá es una de las principales responsables del desplazamiento masivo de campesinos e indígenas, así como del accionar de los paramilitares.

En Bolivia Repsol topó con las políticas de Evo Morales. Y en la Venezuela Bolivariana quisieran hincar el diente al máximo, pero no lo han logrado.

Esta empresa multinacional es una de las más poderosas, influyentes y dañinas que se conocen. Es muy impopular en gran parte del llamado Tercer Mundo.

Si alguna vez quieres que te suministre información audiovisual acerca de la recolonización económica española en América Latina, no tienes más que pedírmela por correo, Raúl.

Me alegro de que hayas hecho un buen análisis de la parcela de la realidad en la que te has centrado esta vez.

¡Salud, compañero! Sabes que te sigo.

Raúl dijo...

Hola Wundemar, te tomo la palabra y un día de estos te escribo para lo de la información.
Desconocía la mayoría argentina del accionariado aunque no me extañan las prácticas que describes por toda América Latina.
Gracias por la visita y por tu aportación siempre interesante.
Un saludo.

Wundemar dijo...

Mi correo es (lo digo por si lo perdiste)raps74@hotmail.es

Un nuevo saludo.

Wundemar dijo...

Se me olvidaba matizarte un detalle. No me expresé bien del todo cuando dije que Repsol-YPF era de capital mayoritariamente argentino. Es cierto que la mayor parte del capital de la empresa hispano-argentina no es española. Lo que pasa es que hoy por hoy existe un consorcio formado por Repsol, Petrobras y Panamerican Energy. Esta última sociedad sí es de capital argentino mayoritario. El mentado consorcio quiere explotar la cuenca de las Islas Malvinas, las cuales, evidentemente, están muy, pero que muy lejos del Amazonas.

Nada más, que no quiero aburrir a nadie.

Raúl dijo...

Hola Wundemar, gracias por la aclaración y por facilitarme el correo. Pronto me pondré en contacto para ver lo del material que me comentaste.
Un saludo.

Paqui dijo...

Hola Raúl!!!! He descobert el teu blog gràcies al feisbol de Mireia (per a alguna bona cosa han de servir les xarxes socials, je). Estic encantada amb les temàtiques que toques, i específicament estic molt sensibilitzada amb aquest tema de l'explotació de terres indígenes per part de grans empreses. Ja saps que visc a Mèxic des de fa mig any, i he viscut de ben a prop els intents d'enganyar, abusar i sotmetre a comunitats indígenes a interesos econòmics tals com l'explotació de recursos naturals (aigua, minerals, fusta...) o la construcció de preses o aeroports. El tema és d'una magnitut inabarcable! Áixí que enhorabona per aquesta iniciativa que has tingut, per a fer prendre conciència de tots aquests temes que ens pareixen tan allunyats de la nostra realitat.
A partir d'ara sóc una seguidora més, estem en contacte :-)
Saludets des de Méxic!

Raúl dijo...

Hola Paqui, m'alegre molt de vore't per açí. La veritat es que hi ha moltíssims temes dels que no som massa conscients i dels que sense voler formen part (per ignorància o per omissió).
Com bé dius pareix que tot allò que no ens afecta de manera directa e inmediata no es cosa nostra i així no podem arribar enlloc.

Espere qué continuem trobant-mos per aquí per a comentar tot allò que ens preocupa.

Saludets des d'aquesta part del mòn.