viernes, 28 de enero de 2011

EL CONSENSO DE WASHINGTON MÁS VIGENTE QUE NUNCA

El “Consenso de Washington” es un término que acuñó en 1990 John Williamson para referirse a los instrumentos de política y dominación económica neoliberal llevadas a cabo desde los años 70 con el objetivo de instaurar un sistema capitalista global basado en el libre mercado a la medida de las grandes corporaciones y los grandes inversionistas como paradigma único para la economía tras la caída del socialismo como sistema económico.
Recibe este nombre porque es la política que EEUU apoya oficialmente para implantarla en el resto de países (en los USA el libre mercado no es tan puro como quieren que lo sea en el resto del mundo, no hay más que ver las subvenciones gubernamentales a la agricultura). Cuando decimos Estados Unidos nos referimos a la FED (Reserva Federal), al Departamento del Tesoro y a las grandes instituciones financieras internacionales (FMI, BM, OMC, Bancos de Desarrollo Continentales,...) creadas con el único propósito de servir a los intereses norteamericanos y dominadas por ellos.

Estas políticas tienen su fundamento teórico en la Universidad de Chicago cuyo máximo exponente fue Milton Friedman (que vio respaldado su trabajo a favor del capitalismo salvaje con el premio Nobel de economía en 1976). De esta Universidad han salido y siguen saliendo docenas de economistas que ocupan altos cargos en todas las instituciones mencionadas anteriormente y, también, gran cantidad de asesores económicos que trabajan codo con codo con muchos gobiernos alrededor del mundo.

El “Consenso de Washington” se basa en diez pilares fundamentales, a modo de diez mandamientos, en torno a los que giran todas las decisiones a tomar:

1- Disciplina presupuestaria: la primera premisa se refiere a la ausencia de déficit fiscal y a la necesidad de presentar unos presupuestos balanceados. Este equilibrio fiscal jamás ha sido alcanzado por ningún país (como ejemplo los de siempre: para flipar el déficit fiscal de Estados Unidos). Sin embargo, esta imposibilidad no es un obstáculo para obligar a la mayoría de países a drásticos recortes en el gasto público (de lo que hablaremos en el siguiente punto) que conllevan un dramático deterioro de todos los servicios imprescindibles para tener una esperanza y calidad de vida mínimamente decentes.
2- Prioridades en el gasto público: bajo este bonito título se esconde la necesidad de reducir el gasto público. Rápidamente, se deja de invertir el dinero del pueblo en los sistemas de salud, educación, seguridad social, suministros,... esto deja el camino abierto a las privatizaciones y al monopolio del país por parte de una pequeña elite económica. Muchos países que viven situaciones dramáticas se ven obligados a suprimir las subvenciones a los productos alimentarios dejando el precio de estos en manos de buitres especuladores que a la velocidad de la luz condenan a la hambruna a millones de personas.
Otro efecto habitual de esta política, es el despido masivo de funcionarios. En la mayoría de regiones el Estado es el mayor empleador y, por tanto, estos despidos provocan un alto nivel de paro, exclusión y pobreza.
3- Reforma fiscal: se trata de establecer la amplitud de la base tributaria dejando la tasa tributaria marginal en un nivel más que moderado. Estas expresiones sin sentido se traducen a la hora de la verdad en que el mayor peso fiscal recae en las rentas medias (que son la mayoría en los países industrializados) y bajas (la mayoría en los países con economías de subsistencia) mientras que las rentas más altas soportan niveles moderados de presión fiscal (cosa que no les molesta en absoluto pero sirve para tergiversar la opinión pública en este tema).
4- Liberalización financiera: esto consiste en que sean los famosos mercados los que decidan los tipos de interés (a través de los respectivos Bancos Centrales). Obviamente, deciden su aumento porque así reciben mayores ganancias con sus inversiones en los países que optan por estas políticas. Por contra, los ciudadanos de esos mismos países se encuentran con la imposibilidad de obtener créditos a bajo interés con lo que la mayoría de pequeños empresarios (agricultores, comerciantes, ganaderos, pescadores...) acaban perdiendo sus trabajos y con ellos el sustento que les permite vivir.
5- Tipos de cambio: con esto se pretende establecer el clima necesario para que el flujo de exportaciones/importaciones siempre sea beneficioso a las grandes corporaciones que rapiñan los países donde intervienen.
6- Liberalización comercial: más bien debería llamarse liberalización de las importaciones, factor este muy importante en el deterioro económico y social. Esta política significa la eliminación de aranceles sobre los productos importados (que por norma general son más baratos que los nacionales debido a generosas subvenciones estatales o a la explotación sufrida por los que los producen) y la entrada masiva en el mercado nacional provocando la quiebra de empresas y miles de despidos. Junto a esto, se produce una reorientación de la economía desde la autosuficiencia a la exportación. Así países que producían suficiente para su autoconsumo se convierten en campos y talleres de mano de obra barata trabajando para satisfacer las ambiciones económicas de grandes corporaciones. Automáticamente los recursos naturales valiosos son expoliados para la exportación dejando a los nativos en una situación de pobreza e inseguridad alimentaria absolutas.
7- Apertura a la entrada de inversiones extranjeras directas: su nombre deja claro qué se quiere conseguir. Se les ponen tantas facilidades a las empresas foráneas que incluso se les deja llevarse todos los beneficios sin la obligación de invertir ni dejar nada en el país donde operan. Por si fuera poco les fabrican marcos reguladores como los TLC para que tengan total inmunidad en el ámbito legal.
8- Privatización: este es uno de los dogmas más potentes del Consenso: la creencia en la eficiencia superior de la empresa privada. La transferencia de instituciones públicas a manos privadas repercute directamente en el día a día de los ciudadanos, se traduce en la reducción de los servicios públicos y en un aumento de precio para estos mismos servicios (siempre disfrazado bajo el pretexto de la eficiencia y la rapidez), se aumenta el número de despidos y, finalmente, se llega a la práctica aniquilación de los derechos laborales.
9- Desregulación: imprescindible para que sectores enteros de la economía de los países puedan pasar a manos privadas y controlar de esta manera el Estado.
10- Garantía de los derechos de propiedad: este aspecto suele ser poco comentado pero indica ni más ni menos que los Estados (o sea los ciudadanos) deberán pagar siempre por usar la tecnología que les imponen, incluyendo aquí bienes tan imprescindibles como la comida y los medicamentos, que siempre serán fuente de negocio para las transnacionales.

Estas reglas, que claramente son incompatibles con el desarrollo humano de los países, han sido impuestas una y otra vez gracias al esfuerzo conjunto de las instituciones financieras internacionales y al aparato de represión de los diferentes Estados apoyados por el siempre amigo Estados Unidos. A lo largo de los últimos cuarenta años se han sucedido las dictaduras, las guerras y las revueltas represivas que han ido unidos irremediablemente a la imposición de una economía neoliberal que ha llevado al desequilibrio total de las sociedades. Desde las dictaduras del Cono Sur, pasando por las del Magreb, siguiendo por la guerra de los Balcanes y las de Irak, las múltiples guerras en el África subsahariana y muchas otras; han servido como preparación para imponer este modelo. También ha sido impuesto a través del chantaje directo del FMI y BM como en la Polonia de Solidaridad, la Rusia de Yeltsin, los países del sudeste asiático o la Sudáfrica de Mandela.
Millones de personas han sido asesinadas, torturadas y condenadas a la pobreza extrema por los terroristas financieros que dirigen la economía mundial y siguen haciéndolo a día de hoy.


A principios del presente siglo, tras las primeras protestas masivas contra la globalización, se intentó vender que el consenso había muerto porque era inaceptable (que lo es) regirse por un modelo que no tenía ningún interés en el bienestar de la población, la justicia social, los problemas de equidad,... Sin embargo, no fueron más que meras campañas publicitarias orquestadas por todos los que se benefician de esto, incluyendo las corporaciones que controlan los medios de comunicación.
A pesar de esto, seguimos viendo a día de hoy que no sólo siguen siendo las reglas del juego sino que además se han extendido a todo el mundo. No sólo se utilizan en países en vías de desarrollo, ahora se han extendido por todo el planeta. Basta con ver las decisiones tomadas en Europa en los últimos años desde que se aprobara el Tratado de Maastrich que viene a ser un Consenso a la europea.
A modo de ejemplo, podemos ver las decisiones tomadas en España en los últimos tiempos en nombre de la deuda. Desregulación y liberalización del mercado energético (ahora se reparten el pastel más empresas pero las facturas suben a velocidades astronómicas); privatización de todo lo posible (hasta las loterías del Estado, pasando por los transportes, la salud, la educación y un largo etcétera); recortes del gasto público especialmente en todo lo que tiene que ver con pensiones y empleo público; recortes en derechos laborales (hasta el punto de poner al mando al ejército con la excusa de la huelga de los controladores o de declarar ilegal la huelga en el metro de Madrid). Podríamos seguir con muchas más (ahora mismo se acaba de acordar el aumento de la edad de jubilación y la famosa Ley Sinde entre otros atentados a los derechos de los ciudadanos) y otras muchas que, sin duda, llegarán ya sea con este gobierno o con el próximo. Lo que está más que claro es que por mucha crisis que nos vendan, el avance del capitalismo salvaje está alcanzando cotas insospechadas hace unos años y como consecuencia de ello el nivel de vida en todo el mundo se va miserabilizando a marchas forzadas, para muchos esto significa una condena a muerte, para otros un retroceso en su nivel de vida y de libertades sin precedentes, para los menos un aumento de sus riquezas.

Imprimir

17 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Para los menos, efectivamente, un aumento de su patrimonio. Pero esto no creo que vaya más allá del medio plazo, pues, entre otras cosas, la llamada crisis no es sólo económica y financiera, sino también ecológica y humanitaria. Nuestra especie corre hoy más riesgo que nunca de desaparecer si no frenamos el despilfarro y el consumo tremendamente irresponsables.

Se impone la racionalidad económica, y ésta ha de forzarse antes de que los daños sean verdaderamente irreversibles.

La Escuela de Chicago ha sido un fracaso, y no sólo en el Tercer Mundo.

A propósito de esto, mucha gente debería saber o recordar que Friedman fue asesor económico de un genocida como Pinochet, quien representa a la perfección el terror político fundamentado en políticas antisociales desastrosas, y que en gran medida perduran en el Chile contemporáneo.

Muy buena entrada, Raúl, como siempre.

Mis más cordiales saludos, compañero.

Raúl dijo...

El capitalismo se basa en la explotación infinita de los recursos y, es evidente, que estos son finitos con lo cual tarde o temprano esto acabará. La cuestión es pararlo antes de llegar al límite como tu bien dices.
Friedman y su equipo no sólo apoyaron a Pinochet sino que estuvieron detrás de la mayoría de dictaduras de los 70 y los 80.
Un saludo y gracias por la visita.

Dizdira Zalakain dijo...

Hola, Raúl:
Me parece un artículo magistral. Es cierto que son cosas que ya sabemos, pero sistematizadas y expuestas de esta forma tan brillante y clara, ponen los pelos de punta. En efecto, los diez puntos se ajustan con exactitud a lo que está ocurriendo en España y, como dices, yo también estoy convencida de que es esto lo que planea tras las revueltas del Magreb.
Si no te importa, se lo pasaré a algunos amigos.
Saludos.

Raúl dijo...

El texto está a tu entera disposición Dizdira. Me parece fantástico que lo difundas entre toda la gente que puedas.
Un saludo y gracias por la visita.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Pues claro que apoyaron a esas dictaduras. Por eso he hablado del Tercer Mundo. Porque dichos regímenes, la mayoría de ellos relacionados con la Operación Cóndor, con su brutal neoliberalismo, han dado pie a procesos revolucionarios como el bolivariano, principalmente.

Saludos de nuevo.

Ciberculturalia dijo...

Raul, me pasa como a Dizdira, tu texto me parece espléndido y lo acabo de difundir por twitter.

Gracias. Un beso

Raúl dijo...

Me parece estupendo Ciber, la intención del texto es mostrar que nada de lo que está sucediendo es casual sino que responde a un plan perfectamente estrusturado y llevado a cabo desde hace mucho tiempo.
También me gustaría que sirviea para reflexionar y proponer alternativas a este sistema económico-político.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Se dice "estructurado", no "estrusturado".
Saludos.

Hugo dijo...

Gran post. Y, por supuesto, gran blog. Estoy aprendiendo mucho ;)

Raúl dijo...

Gracias por la visita Hugo y Anónimo. También se dice sirviera y no "sirviea" pero al parecer pasé un momento de dificultad "digital" que no me dejaba escribir lo que quería.
Un saludo.

Miazuldemar dijo...

Espléndida exposición. Comparto por el Face. Todo un descubrimiento tu blog.

Raúl dijo...

Gracias por la visita. Es fantástico que compartas el artículo, la intención es tratar de llegar al máximo de gente posible para que entre todos y todas podamos construir algo mejor.

Camino a Gaia dijo...

Te felicito por el trabajo realizado. Es una exposición muy bien estructurada.
Yo intento resumirlo todo en una especie de meme:
"El neoliberalismo, la falta del color del dinero, la falta de responsabilidad frente a las acciones y la falta de límites en la concentración de poder, es lo que convierte a organizaciones criminales en grandes empresas, a las grandes empresas en organizaciones criminales y a la economía en la imposibilidad de distinguir entre ambas"

Un saludo

Miguel Ángel Conejos Montalar dijo...

brutal!!! se puede decir más alto, pero no más claro.
Decrecimiento, ese es el futuro.
Un saludo.

Raúl dijo...

No hace falta decirlo muy alto porque todo el mundo lo sabe, sólo nos falta actuar en consecuencia.
Un saludo.

JL Salg dijo...

Añadiría un punto mas.
El control de la inflación, ya que la subida de los precios industriales y de servicios, favorece una migración del capital desde la rentas -que pierden valor- a la industria que acumula nuevo capital inmediato, frente a las rentas que deben esperar la liquidación de sus intereses devaluados.

Raúl dijo...

Totalmente de acuerdo JL, desde luego existen numerosos mecanismos además de los aquí mencionados que maximizan los resultados que estos tipos esperan obtener con la implementación de estas medidas.
Gracias por la visita y la aportación, JL.