viernes, 11 de febrero de 2011

¿DEMOCRACIA?

Asistimos en los últimos tiempos a lo que los medios masivos de comunicación llaman “revoluciones democráticas” en una gran parte del Norte de África y Medio Oriente. Pero, ¿a qué democracia se refieren?

Si partimos de la definición clásica basada en la etimología podemos ver que se refiere a un sistema de gestión social en el que el poder es ostentado directamente por el pueblo. Ciñéndonos a esto podemos ver rápidamente que la democracia como tal no existe en ningún país del mundo.
Desde hace siglos los grandes prohombres de cada época (aristócratas, reyes, banqueros, grandes magnates, especuladores,...) se han encargado de monopolizar el poder en detrimento del pueblo, para ello, se han ido sucediendo varios tipos de sistemas que van desde los gobiernos absolutistas y dictatoriales hasta las actuales variantes “democráticas”.

Tomando como referencia a España como supuesto modelo de transición democrática hacia una sociedad libre (al menos eso se dice tanto desde los medios informativos como desde los medios académicos) vemos, en primera instancia, que el soporte de la democracia es la Constitución. En nuestro caso, como en la mayoría, lo que se nos vendió como la gran esperanza para un pueblo libre no fue más que un conjunto de reglas que perpetuaron la situación preexistente. En ningún momento se contó con el pueblo (y eso que la propia Constitución recoge que el gobierno recae en los ciudadanos) para confeccionar el instrumento que regiría sus vidas, si no que fueron un puñado de tecnócratas quienes lo hicieron para así poder presentarla al gran público en un referéndum y dejar por primera y única vez que la ciudadanía expresará su opinión, eso sí, limitando mucho las opciones. El texto que se aprobó en ese referéndum explicita que el pueblo sólo puede ejercer su derecho al poder para ratificar la propia Constitución y los Estatutos de Autonomía con lo que todas las oportunidades que teníamos ya se esfumaron y nunca más podremos expresar nuestra voluntad de autogestionarnos como seres libres.

Este sistema democrático se basa en una supuesta separación de poderes: ejecutivo (gobierno), legislativo (parlamento) y judicial. Se garantiza de esta manera la imparcialidad y la imposibilidad de que se establezca una elite que rija el destino de los ciudadanos, sin embargo, esto es exactamente lo que ocurre. Los gobiernos que se han ido sucediendo (sin salir jamás del esquema bipartidista oficial) han dictado las leyes a su antojo sin contar nunca con la opinión soberana del pueblo. Además son estos mismos partidos los que nombran a los miembros del Tribunal Constitucional (máximo órgano garantista de la Constitución) con lo que se aseguran la perpetuación en el tiempo del orden establecido. Y todo esto lo hacen amparándose en el poder que el pueblo les ha otorgado al elegirlos como sus representantes en unas elecciones libres.
Es aquí donde se plantean dos cuestiones fundamentales para entender lo que llamamos democracia:

1- Democracia representativa: supuestamente se escogió esta variante del sistema bajo el pretexto de que una gran población hacía inviable la democracia directa (única democracia verdadera). A priori, el sistema no parece malo si nuestros representantes cumplieran con su cometido, es decir, transmitir la voz y la elección del pueblo. En lugar de eso, sólo representan a sus partidos políticos que a su vez se subordinan al aparato del Estado del que dependen en gran medida. En la práctica, la gran mayoría de decisiones que toman nuestros representantes dejan bien a las claras los intereses que realmente defienden. Para muestra un botón:
En los últimos tiempos en los que nos hacen vivir una crisis económica que está dejando a cientos de miles de españoles en una situación más que angustiosa hemos tenido pruebas irrefutables acerca de la naturaleza de nuestra democracia. Si realmente esto es el gobierno del pueblo, quien puede tragarse que la decisión soberana de los ciudadanos sea dar todo su dinero y más a la banca privada y recortar todos los servicios públicos, además de renunciar a sus derechos laborales y sociales, para contentar al sistema financiero internacional. Como si nos importaran algo esos delincuentes económicos, como si fuéramos sus esclavos, como si en lugar de en una democracia viviéramos bajo una dictadura capitalista.
Precisamente, uno de los criterios que oficialmente distingue a un gobierno democrático es su capacidad de actuar de manera autónoma e independiente, es decir, sin injerencias ni restricciones externas. Sobran los comentarios, sólo hay que repasar todas las decisiones tomadas por nuestro gobierno en los últimos tiempos. Todas estas decisiones y muchísimas más dejan bien a las claras que la democracia es representativa de los grandes grupos de poder pero no de las personas.
Los programas políticos de los diferentes partidos son papel mojado pues, en cuanto tocan posiciones de poder, todas las promesas quedan olvidadas e independientemente del posicionamiento ideológico del partido, llevan a cabo políticas encaminadas a mantener el status quo. Los idearios o programas políticos son otra de las pruebas que denotan lo democrático que es este sistema. Si la ciudadanía ostentara el poder verdadero, los partidos no necesitarían elaborar programas puesto que les bastaría con recoger las ideas y peticiones del pueblo, sin embargo, son ellos los que imponen las ideas y las preocupaciones que todos debemos tener.

2- Elecciones libres: este eufemismo se repite allá donde se establecen estas falsas democracias, ni el término elecciones ni el término libres se ajusta a la realidad.
Para que pudieran considerarse unas verdaderas elecciones, debería haber una verdadera variedad de elección. Desgraciadamente, este sistema sólo permite que los partidos políticos afines a él resulten accesibles al gran público ya que para ello invierten gran cantidad de dinero que el propio Estado les facilita (así cualquiera se asegura la fidelidad) al igual que las grandes corporaciones a través de sus donaciones. Si a pesar de eso llegan a aparecer partidos que no son bien recibidos se encargan de redactar leyes a la carta para impedir el acceso de estos a la esfera pública. En España tenemos la Ley de partidos creada para evitar que sea oída la voz del independentismo vasco basándose en su apoyo a la violencia terrorista (esto no estaría nada mal si se ilegalizaran a los dos grandes partidos del Estado por su reiterado apoyo al terrorismo militar ejercido en lugares como Irak y Afganistán).
Todo esto hace que realmente las elecciones sean entre opciones que en el fondo y cada vez más en la forma vengan a ser lo mismo (quién no ha oído alguna vez a alguno de nuestros mayores diciendo aquello de que da igual quien gane porque todos son iguales).
Pero, sobre todo, lo que realmente chirría es lo de “libres”. Para el Estado corporativista que está detrás de las democracias lo de libres se circunscribe a que puedes decidir entre ir a votar o no ir o, puedes ir y escoger libremente la papeleta que quieres entregar de entre las el Estado te proporciona. Pero ni mucho menos esto puede considerarse libertad. Primero el propio Estado (en contra de sus intereses por supuesto) debería facilitar que todos sus ciudadanos pudieran alcanzar esa ansiada libertad. El primer paso debería ser el cambio radical en el sistema educativo cuyo único objetivo a día de hoy es crear fieles sirvientes del consumo y el capital obviando cada vez más todo aquello que suponga la creación de un espíritu crítico (condición indispensable para ser libre a la hora de realizar una elección), otro paso indispensable sería desarticular todo el aparato propagandístico que suponen los medios de comunicación masiva que no son otra cosa que el vehículo que los poderes dominantes utilizan para imponer sus opiniones y modelos de convivencia.
Una vez dados estos pasos que no son pequeños estaríamos en el verdadero camino de considerarnos con la suficiente libertad de elección.

Es por todo esto que todos aquellos que se encuentran inmersos en la lucha por la libertad deben estar muy pendientes de no dejarse seducir por los cantos de sirena que ofrecen una convivencia democrática porque esto es sólo más de lo mismo, cambiar la estética pero mantener el fondo de la cuestión. No se lucha por obtener la democracia al estilo occidental sino que la lucha debe ir más allá, debe ser por conseguir la libertad como pueblo y esto sólo es posible mediante la autogestión de los problemas que sacuden a la ciudadanía y de los recursos de los territorios que habitan.




Imprimir

7 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Ya lo decía Rousseau: "No puede haber democracia en una sociedad de desiguales".

Actualmente, está muy en boga oponer "democracia representativa" a "democracia participativa". Pero lo relevante es comprender que en un orden burgués el gobierno del pueblo es una ficción, pues el poder político está subordinado al económico.

No se trata de que haya un partido, muchos partidos o ninguno. Lo que hay que comprender es que la voluntad del soberano nunca puede ser representada. La labor gestora de los cargos electos ha de ser siempre fiscalizada por los electores, y éstos deben exigir a aquéllos rendiciones periódicas de cuentas. En este sentido, el modelo cubano, que es perfectible, es un buen ejemplo a seguir.

Pero en la mayor parte del mundo, lo que llamamos sistema "democrático" es un abanico de formas que adopta el poder fáctico en las sociedades. Este poder es el de los más ricos. De ahí que lo más correcto sea hablar de plutocracia.

Las nuevas tecnologías deben ser la mejor herramienta al servicio de las masas, para que éstas se involucren cada vez más en los asuntos públicos, es decir, los de la colectividad.

No hay que reformar el statu quo. Hay que revolucionarlo, sin duda alguna. Y todo ello para que no se repita eso de cambiar todo para que todo siga igual.


Cordiales saludos, camarada Raúl.

Arturo dijo...

Lo peor de todo es lo bien que se lo han montado(ellos, las elites, los mercados o como quieran llamarlos). Sólo existe un tipo de democracia, la nuestra, la occidental y por supuesto es la mejor. Se aplasta el sentido critico de las personas, se individualiza a la sociedad promoviendo el egoismo, el ser mejor que el otro, el consumismo incontrolado.
Un saludo!

Dizdira Zalakain dijo...

Yo estoy de acuerdo con la sugerencia de Rafael. Las cuestiones sobre cómo se articula en concreto la soberanía popular (federalismo asambleario, participación directa, democracia representativa, etc, etc.) son cuestiones secundarias. Algunos creen que, por ejemplo, poniendo listas abiertas o sometiendo a referendum cada decisión importante del legislativo se alcanzaría una verdadera democracia. Pero eso es ignorar los hallazgos fundamentales de Marx sobre el funcionamiento de las sociedades capitalistas. El poder real, no el simbólico de las urnas, es el que el pueblo debe conquistar. Y eso solo se hace despojando de ese poder real a quienes lo ostentan: las grandes oligarquías mundiales. Votar leyes, personas, partidos o lo que sea es una pantomima se haga como se haga si al final el dinero, las armas y los medios de comunicación están en manos de los mismos. Las constituciones no sirven para defender al pueblo contra las armas de los opresores, (pensar eso es caer en un infantil fetichismo que otorga a las leyes escritas en un libro un poder mágico) sino que es el pueblo el que debe defender con las armas a su constitución.
Saludos.

Raúl dijo...

Hola Rafael y Dizdira: creo que es cierto que da igual como nos presenten las diferentes opciones democráticas (incluso el modelo cubano que decía Rafael)mientras no exista una plena consciencia de la igualdad ensentido amplio. Como digo en el post no creo que la democracia como tal exista en ningún Estado del mundo porque precisamente la noción de Estado y todo lo que ello implica hace imposible esta democracia. Pero sí creo en la lucha de cada persona por alcanzar un nivel de libertad personal que le permita enfrentarse a todo esto desde la base e ir creando pequeñas redes autogestionadas (e interconectarlas con el tiempo)para ir minando esa capacidad coercitiva de los actuales sistemas.

Raúl dijo...

Hola Arturo, me alegra ver que vuelves a estar activo. Voy a pasarme por tu blog.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Raul, caramba, que bien lo has explicado, la verdad es que no entiendo mucho de todo eso, comparto todo lo que has escrito.Un abrazo.

Raúl dijo...

Gracias m.eugènia. Yo no sé si lo acabo de entender porque las dificultades que nos ponen son enormes pero sí sé que es lo que veo y lo que siento y eso es lo que he escrito.