miércoles, 12 de enero de 2011

PARA QUE LOS PRECIOS PUDIERAN SER LIBRES

Hace un tiempo, leí en algún sitio una frase de Eduardo Galeano que, refiriéndose a las dictaduras económico-políticas del llamado Cono Sur (Argentina, Uruguay, Chile, Brasil), decía así: se metía a la gente en la cárcel para que los precios pudieran ser libres.
Esta sentencia es un magnífico resumen de lo acontecido en los últimos tres siglos en la historia de la humanidad y la culminación del pensamiento ideológico dominante.
Desde la Declaración de Independencia de los Estados Unidos (1776) considerada como el documento matriz de las posteriores constituciones y declaraciones de derechos humanos y civiles aparecidas por todo el mundo, la política ha sido el fiel ejecutor de la economía y los intereses de pequeños grupos de elegidos hasta conseguir la implantación global de un sistema encaminado al lucro de unos pocos y la servidumbre de la inmensa mayoría.
Durante todo este tiempo se ha encarcelado o eliminado a todos aquellos que pudieran ser elementos distorsionadores del orden establecido. Las tácticas usadas por el poder han ido variando en función de la época y el lugar, hasta llegar a la actualidad en lo que se denomina Occidente. Es aquí y ahora donde los señores del sistema han alcanzado la cúspide de su régimen opresivo, han logrado lo que ni siquiera los más despóticos y crueles mandatarios de todos los tiempos lograron imaginar: sumisión total de sus siervos e identificación con los objetivos de sus dueños a pesar de que ello supone su total aniquilación como seres libres. Todo esto acompañado por la creación de una ilusión mágica consistente en hacer creer a las personas que viven en la mejor de las sociedades posibles y que son unos afortunados.
La estrategia de las últimas décadas ha sido precisa como un bisturí, abarcando multitud de frentes para conseguir un solo fin: disociar al ser humano de su naturaleza social y de su apego a la Tierra para poder así trabajar mejor el lado más individualista de las personas, reforzando el egoísmo y la exclusión y creando una imagen colectiva de seres consumidores cuyo único fin es aumentar su producción como ciudadanos para poder, así, pasar por encima de aquellos que se queden atrás.
El poder económico amparado en su fiel escudero, el Estado, iniciaron una cruzada a través de la educación, los medios de comunicación, el sistema judicial y la fe en una democracia reducida al cambio de cromos cada cuatro años.
Nuestra sociedad aceptó la total pérdida del control sobre su destino a cambio de unas cuantas chucherías en forma de bienes de consumo que, al fin y al cabo, sólo benefician a quien los financia y los vende.
Han creado seres que únicamente se preocupan por tener trabajo para poder adquirir lo que el modelo social considera un mejor nivel de vida sin pararse un momento a reflexionar sobre qué es lo que realmente quieren o necesitan. Han conseguido fabricar perfectos desconocidos que conviven con otros desconocidos a pesar de compartir un pequeño espacio vital durante toda su vida, con el sentido de colectividad totalmente atrofiado a favor de la competencia de unos contra otros.
Todos formamos parte de esa sociedad que han creado artificialmente a base de represión, el ser humano no es egoísta, ni competitivo, ni mucho menos un destructor de la naturaleza. Los grandes logros de la humanidad se consiguieron con colaboración y respeto entre las personas y el medio ambiente y ese es el legado que debemos transmitir y por el que debemos luchar ahora y siempre.

Imprimir

9 comentarios:

R.A.F.A.E.L. dijo...

Y, además, no hace falta ser un comunista libertario en la línea de Kropotkin para corroborar que es más importante la ayuda mutua entre los y las de nuestra especie que la competencia permanente y agobiante.

La cooperación es la verdadera llave de la supervivencia y del progreso.

Gracias, Raúl, por decir tanto y sin aburrir.

Tu lucha, deseo recordarlo, es NUESTRA LUCHA, compañero.

¡Salud!

Ciberculturalia dijo...

Magnífica frase la de Eduardo Galeano que refleja exactamente lo que nos está sucediendo. Por cierto, muy preocupante.
Un beso

Raúl dijo...

Gracias por pasaros por aquí. Creo que es imprescindible encumbrar la solidaridad como uno de los valores básicos para cambiar el rumbo de las cosas.
Un saludo.

Dizdira Zalakain dijo...

Como siempre, tus reflexiones son tan ciertas como demoledoras. Lo malo es que la solidaridad se ha confinado en reductos caritativos o falsos y que, de facto, nos hemos convertido en consumidores voraces y autistas. Muchas veces pienso que ya es demasiado tarde porque la sociedad está totalmente alienada y, además, rompen las redes por todos los medios para que nos convirtamos en pequeñas ínsulas emitiendo mensajes que, en ocasiones chocan entre sí. Habría que encontrar la manera de articular todo este descontento, este hastío y esta rebeldía para que tomase cuerpo en algo concreto. De momento, nos conformaremos con escribir.
Saludos.

Raúl dijo...

Escribir es un buen comienzo, nos ayuda a articular los pensamientos y a expresar nuestros sentimientos. En mi caso me permite estar en contacto con gente que siente inquietudes parecidas a las mías y me permite saber que si bien ahora somos pequeñas islas hay enormes posibilidades de tender puentes entre ellas y construir algo nuevo y mejor.
Un saludo Dizdira.

R.A.F.A.E.L. dijo...

Desde el momento, Raúl, en que expones lo que piensas, ya no tienes inquietudes. Tienes ideas.

¡Salud!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Paso a dejarte un saludo Raul.

Koan dijo...

Felicidades amigo...
Generalmente al leer lo que voy a poner en mi blog, subrayo, pongo en negritas o agrando la parte que me llama mas la atención o que considero mas lapidaria contra el sistema...
En el caso de tus textos, me saldría mejor casi casi, el subrayar todo desde un principio y leer otras cosas...

Dilapidario...asi me gusta.

Camino a Gaia dijo...

Las grandes corporaciones se asemejan cada vez mas a organizaciones criminales y el crimen organizado forma sus propias corporaciones. Ya empiezan a ser indistinguibles.
Un saludo