viernes, 20 de abril de 2018

ES CUESTIÓN DE TIEMPO QUE TODOS SEAMOS TERRORISTAS

Esta semana se ha iniciado el juicio por una de las mayores y más graves farsas orquestadas por el Estado en los últimos tiempos. Ocho chavales están siendo juzgados, acusados entre otras cosas de terrorismo, por una pelea en un bar a las cinco de la mañana en Altsasu (Navarra). Les piden hasta 60 años de cárcel, tres de ellos llevan ya más de 500 días en prisión preventiva.

Hay numerosa información y muchísima más desinformación sobre el tema, el que quiera averiguar que averigüe. No pretendo hacer una crónica de nada, sólo quiero tratar de aclarar algunas ideas y ordenar pensamientos que surgen ante este hecho que, desgraciadamente no es aislado ni mucho menos. Los montajes, la represión, la incesante necesidad de crear enemigos públicos… en definitiva, alimentar el miedo de la gente para justificar un constante fortalecimiento de las estructuras policiales y judiciales. Pilares básicos del Estado y garantes de su control sobre la población.

¿Cómo es posible que una pelea con resultado de fractura de tobillo y contusiones varias sea calificada como acto terrorista? Sencillo, en las últimas dos décadas se han creado las condiciones necesarias para ello.

En 1998, el héroe por antonomasia del progresismo nacional y eterno refundador de la izquierda, Baltasar Garzón introduce y asienta las bases, a través del conocido como sumario 18/98, de lo que a partir de entonces se conoce como la teoría del entorno o el manido “todo es ETA”. Bajo este paraguas, todo el mundo se convirtió en susceptible de ser juzgado bajo el paraguas de la lucha contra el terrorismo. Esto se vería refrendado en el año 2000 con la firma del pacto antiterrorista por parte de PSOE y PP.
Dando un salto en el tiempo nos encontramos en 2015, donde al calor de los atentados yihadistas se firma un nuevo pacto. Aquí se da una vuelta de tuerca a la definición de terrorismo, ampliando el rango a todo aquello que el Estado considere contrario a sus intereses y dejando la puerta abierta a lo que está sucediendo en la actualidad. No sólo en este caso sino en tantos otros donde cualquiera es susceptible de ser acusado de terrorismo. Anarquistas, comunistas, artistas varios, periodistas, miembros de movimientos sociales, activistas vecinales, tuiteros y un largo etcétera están envueltos en causas judiciales de este tipo.

Pero todo este proceso sólo ha sido posible por la permisividad de una sociedad constantemente bombardeada con terribles noticias y ensimismada en su felicidad consumista que ha recibido con los brazos abiertos cualquier medida en beneficio de su supuesta seguridad. Sin sospechar siquiera que cualquiera, por buen ciudadano que crea ser, es susceptible de convertirse en el enemigo si el Estado lo necesita para fortalecerse.
La imposibilidad de articular respuestas políticas potentes al margen de las estructuras de los partidos que siempre acaban por fagocitar todo movimiento social, ha hecho triunfar la lógica de la exigencia de más y más legislación para resolver cualquier cuestión que nos afecte. Esto facilita mucho el trabajo de cualquier Estado a la hora de promulgar leyes en defensa propia que, por supuesto, siempre son vendidas como beneficiosas para la sociedad.


Volviendo al caso de Altsasu, no dudo que esos chavales van a comer mucha más cárcel y que sus vidas y las de sus familias están jodidas para siempre. Ojala me equivoque, pero el juicio será una farsa absoluta sin posibilidad real de defenderse. Lo peor es que existe un amplio sector de la población que se alegrará de que esto sea así, sin ser capaces de entender la magnitud de las consecuencias que tienen para todos. Básicamente, si no estás con el poder puedes ser considerado un terrorista y, si es así, no sólo tú, sino todo tu entorno, sufrirá las consecuencias.

Imprimir

No hay comentarios: