martes, 16 de octubre de 2012

¿EDUCACIÓN PÚBLICA? SÍ, PERO DE VERDAD

Volvemos a las andadas. Nuevo gobierno y ya tenemos nueva ley educativa (en este caso la LOMCE, Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa). Poco han esperado para lanzarla pero claro es lo que tiene la mayoría absoluta, que ni se molestan en guardar las formas.
Esto no es nada nuevo, cada gobierno ha lanzado su reforma educativa, cada una con sus matices ideológicos (por supuesto jamás poniendo en tela de juicio el orden establecido). Sin embargo, estos matices son los que sirven para encender la mecha del “debate político” y dejar de lado lo importante de la cuestión.
Ahora tocan las reválidas, la eliminación de educación para la ciudadanía, la segregación sexista, la exaltación de la patria… Por supuesto, toca el tema estrella cuando gobierna la cara derechona del sistema: la privatización de la educación y el trato de favor hacia la educación privada (mayoritariamente religiosa).
A todo esto hay que añadir el recorte radical que sufre el presupuesto dedicado a educación y lo que esto conlleva: menos profesorado, más alumnos por aula, no cubrir bajas, el despido de miles de interinos, la reducción de las rutas de transporte, de las becas, del servicio de comedor (la polémica de los tuppers es demencial). Como gran novedad incluye un bufón como ministro de educación.
Vale decir, y que quede claro, que entre la educación pública, tal y como se entiende mayoritariamente, y la educación privada hay que luchar y defender la pública. La cuestión que aquí queremos destacar es que la lucha no debe quedarse ahí.
Percibo un más que comprensible cansancio a mi alrededor por parte de la gente que un día sí y otro también sale a la calle a protestar contra toda la batería de reformas y leyes con las que nos golpea el poder. El sistema ha acelerado su marcha en la parte del globo en la que vivimos (en otras latitudes llevan siglos sufriéndolo) y la reacción se está desarrollando a alta velocidad. Tan rápida va, que ya empieza a desgastarse. Y es que este sistema tiene la gran virtud de haber conseguido encauzar toda la contestación en defender cuestiones y aspectos que son claramente favorables al mantenimiento y al reforzamiento del propio sistema. Nos explicamos:
Llevamos mucho tiempo defendiendo un sistema público de educación frente al modelo privatizador por el que aparentemente apuesta el neoliberalismo. Hemos creado plataformas para ello, hemos tragado salir con los sindicatos pactistas y con otros que claramente trabajan para la patronal, hemos gritado, nos hemos asambleado y hemos hecho mil y una acciones para defender esa educación pública. Sin embargo, no debemos perder de vista que ese sistema de educación pública que defendemos no es más que una engrasada maquinaria de fabricar millones de peones desechables para el sistema y un buen puñado de obreros especializado y mandos intermedios que en un futuro serán los modernos cipayos de nuestra sociedad.
Hay diferentes estrategias para conseguir que defendamos un sistema que no es perjudicial, se mire como se mire. En los últimos años, con la llegada de ese capitalismo salvaje llamado neoliberalismo, ha sido el fantasma de la privatización del servicio. Esta estrategia ha forjado la idea de que la educación va a ser exclusivamente para ricos (siempre dentro del esquema educación igual a escolarización) y, por tanto, favorece el surgimiento de la protesta popular a favor del sistema educativo público para regocijo del Estado que contempla complacido cómo nos dedicamos como posesos a defender su sistema de adoctrinamiento favorito.
En el tema educativo hemos caído (como en casi todos los ámbitos) en la lucha por el mal menor. Decimos aborrecer el sistema capitalista y la esclavitud y pobreza que genera y, sin embargo, nos dejamos el aliento en ponerle parches una y otra vez, de tal manera que al final sólo conseguimos reformarlo y reforzarlo. Transformando la lucha social en un motor de refinamiento del sistema.
La educación es algo en lo que hemos dado el brazo a torcer desde hace mucho tiempo. Hemos aceptado la ecuación que propone el poder de que educación es igual a escolarización, permitiendo de esta manera que sea el Estado el que decida qué conocimientos, valores y actitudes debe poseer cada persona. Por supuesto, la decisión es totalmente favorable a sus intereses y convierte el sistema educativo en el arma más poderosa de dominación y transmite el mensaje de la necesidad que tenemos las personas de ser enseñadas y aleccionadas en las cosas supuestamente más importantes para nosotras. Todo este mecanismo de dominación lo envuelve el poder con el manto del Estado social, bajo el pretexto del derecho universal a la educación, sin embargo, lo que realmente pretende y consigue es que el pueblo crea que no es posible la educación sin el sistema educativo estatal. Y, así, convierte este derecho en el derecho universal al sometimiento. De esta forma se consigue que las personas nos desentendamos de la responsabilidad de nuestro propio desarrollo y deleguemos en el Estado paternalista. Junto a esta enseñanza, también nos inicia en una sociedad en la que todo (valores, capacidades, necesidades, realidades…) es susceptible de ser producido y medido. Lo que nos lleva irremediablemente a la aceptación de toda clase de clasificaciones jerárquicas, incluso a dar por válida y natural una sociedad estratificada en la que tu posición depende de valores totalmente mesurables. La escuela nos instruye para ocupar el lugar que el poder nos tiene reservado dentro de nuestro sistema social y para saber aceptar que esa posición no depende de cada uno de nosotros; sino que está en función de una serie de parámetros (económicos, étnicos, origen social,…) que la maquinaria estatal se encarga de medir y catalogar.
Por supuesto, como he dicho anteriormente, hay que defender la educación pública. Pero hay que ir más allá en esa defensa. Hay que crear una verdadera educación pública basada en la participación de todos frente al modelo de expertos vigente. Hay que cambiar el paradigma actual en el que es imprescindible la acreditación estatal de cualquier habilidad para poder ejercerla como si el único lugar donde se puede aprender fuera la escuela. Hay que apostar por una gestión colectiva y por un papel protagonista de las personas que desean aprender independientemente de la edad que tengan. Y, sobre todo, hay que dejar que sea cada cual el que decida su camino y a qué ritmo quiere recorrerlo.

5 comentarios:

Koan dijo...

Hola amigo mio...

En México se tienen contempladas-anunciadas 5 reformas que "van a hacer que México despunte, sea más competitivo y salga del hoyo" que chistozamente los propios gobernantes nos han metido, a saber:

1.-Reforma Laboral: A tan solo un paso de ser aprobada completamente y lista para redoblar efectividad en el expolio y abuso a los trabajadores.

2.-Reforma Energetica: Para lo cual el flamante nuevo vendepueblos Peña Nieto, esta ofreciendo en todo el mundo y en donde se pueda, abrir la explotación del petroleo mexicano (bastión de la economía)a la inversión y expoliación privada.

3.- Reforma Fiscal: Todavía no se sabe mucho de ella, pero sin duda incluye el que los pobres y clase media paguen más impuestos y la clase acomodada y oligarquica lo menos posible o nada.

4.-Reforma de Seguridad: Bueno, de eso sabe ya un poco España, aunque aquí en México por el asunto del "narco"-Gobierno (entiendase, el narco como brazo armado y de terror del gobierno), pues se tiene todo el apoyo de gran parte de la sociedad para que nos someta aún más el Estado, nos vigilen mucho más y militaricen las calles...por nuestro bien claro esta.

5.-Reforma Educativa: Incluye como punto muy importante, desaparacer las materias de humanidades y filosóficas (que son las que nos pueden hacer reflexionar un poco), de por si muy limitadas en la practica, y potenciar las materias y carreras técnicas y económicas, para hacernos oficialmente seres sin cerebro, enfocados a la productividad y el consumismo. Y como dato adicional y alarmante para mi, incluye una jornada "ampliada" de lavado de cerebro infantil, con jornadas de 6 a 7 horas enclaustrados en escuelas de educación básica, en donde los niños serán "cuidados" por los maestros programados y obedientes del Estado, que tendrá, más tiempo con ellos que sus mismos padres, listos para ser programados en favor de los planes del Estado-Capitalismo.


Vaya, que si esto pasa en España, México, Grecia, Argentina,Portugal, Colombia, Chile, Perú y muchos otros países...algo me dice que hay gato encerrado...


Un abrazo

Enrique dijo...

Al universalizar la escolarización, a medida que las sucesivas generaciones han pasado obligatoriamente por la escuela, hemos llegado a pensar que la educación es el resultado de un proceso institucional dirigido por los educadores. Así, aunque muchos coinciden en la necesidad de cambiar la escuela muy pocos se plantean la posibilidad de erradicarla, de sustituirla por otra cosa.
Como muchas otras instituciones, el sistema educativo tiende a olvidar los fines para los que ha sido diseñado y se convierte en un fin en sí mismo. En vez de ofrecer el servicio que debiera, sirve a sus propios intereses. Se convierte en una industria que fabrica y vende un servicio, cuya demanda no depende exclusivamente de que este servicio sea necesario sino también de que se haya hecho creer que se necesita y se hayan dispuesto las cosas de tal manera que no haya otras formas de obtenerlo distintas de la oficial.
Pero las funciones para las que originalmente estaba destinada la escuela se podrían cubrir de otras maneras, posiblemente mejores, más baratas, más flexibles y con menos carga ideológica.
http://www.otraspoliticas.com/educacion/desmontar-la-escuela

Raúl dijo...

Hola Koan

Leo tu explicación y si exceptuamos la reforma energética que aquí no tiiene tanto sentido me parece que hablas de España.
Aquí también se suceden las reformas con el mismo objetivo: adoctrinar y amarrar (todavía más si cabe) el modelo de estado capitalista.
Como siempre el poder lo consigue con el beneplácito de un pueblo cada día más sumido en el desconcierto y en la creencia de que las cosas se hacen por su bien.
Afortunadamente, en algunas aspectos parece que las cosas van cambiando (poco a poco)

Un abrazo, amigo.

Raúl dijo...

Hola Enrique

Gracias por pasarte por aquí.

Me parece muy interesante la entrada de tu blog aunque difiera en algunas aspectos como te he comentado allí.

Espero seguir contando con tus aportaciones.

Un saludo.

Anónimo dijo...

¿Un error?

Hay diferentes estrategias para conseguir que defendamos un sistema que nos es perjudicial, se mire como se mire.

¿No?

Saludos